Temporada 2, Episodio 1

¿En qué creemos cuando creemos en La Santa Muerte?

Ene 22, 2021

Invitamos a un investigador y académico experto en La Santa Muerte, Andrew Chesnut, para hablar de por qué es tan cabrona la Flaca preciosa y por qué su culto es uno de los de mayor crecimiento en México y el mundo, en medio de la crisis de la iglesia católica y el ascenso de las iglesias evangelistas.

Andrew Chesnut es profesor de estudios religiosos en la Virginia Commonwealth University. Es autor de Devoted to Death: Santa Muerte, the Skeleton Saint (OUP, 2012 & 2017), Competitive Spirits: Latin America’s New Religious Economy (OUP, 2003) y Born Again in Brazil: The Pentecostal Boom and the Pathogens of Poverty. (1997) así como de numerosos capítulos de libros y artículos de revistas.

Andrew Chesnut

No existe una estadística oficial, pero «tras 12 años de investigación yo estimo que hay unos 12 millones de devotos de la Santa Muerte». 

En el año 2001, en el barrio bravo de Tepito, la pionera Enriqueta Romero, Doña Queta, «sacó el esqueleto del closet» (una estatua de tamaño real) y lo puso en la banqueta;  así empieza lo que hoy en día es el movimiento religioso de mayor crecimiento del mundo occidental.

En México vive 75% de la totalidad de sus devotos; son católicos «nominales» que quizá llevan años sin pisar una iglesia católica, pero cuyas creencias básicamente son formas del catolicismo popular.

Muchos devotos mexicanos conciben a la Santa Muerte como un Ángel de la Muerte, con un poder celestial solo en segundo lugar después de Dios. 

De las tres figuras más importantes del paisaje religioso de México, dos son figuras femeninas: La Virgen de Guadalupe y La Santa Muerte, la tercera es San Judas Tadeo.

«Aunque no tenemos sondeos sistemáticos, yo sé por mis doce años de investigaciones del culto, que dos tercios de los devotos son mujeres; muchos de los líderes destacados son mujeres.

Andrew Chesnut.

EN ESTE EpisOdIO

La respuesta de la iglesia católica al gran reto que representa el pentecostalismo y al desplome en su número de clientes/feligreses es el movimiento carismático, «la Renovación Carismática» o pentecostalismo católico, que surge en EEUU en los años sesenta y que se exporta rápidamente a América Latina. Se trata del movimiento laico más grande del mundo: en Brasil y Guatemala más de la mitad de los católicos practicantes son carismáticos; en Filipinas, cerca del 80%. «En sus prácticas y creencias es básicamente un pentecostalismo light: con la música muy emotiva, el papel importante del espíritu santo en la vida espiritual de los creyentes». Al parecer ha tenido éxito en retener algunos feligreses; como carismático «puedes tener esa experiencia más dinámica, más viva pero puedes mantener tu relación con la Virgen, con los santos y con el Papa»; aun así vemos el declive en término del número de católicos, una tendencia que va a continuar seguramente.

Este éxodo ha continuado incluso durante los ocho años del papado (latinoamericanamente estratégico) de Bergoglio; «el fracaso más tremendo es Brasil» que junto a otros países de la región más católica del mundo, ya no tienen mayoría católica, incluyendo a Guatemala, El Salvador, Honduras, República Dominicana, Panama, Chile, Argentina.

«Las iglesias pentecostales (evangélicas) son iglesias de pobres para pobres», eso le da una desventaja a la iglesia católica que es más elitista y lejana a la gente. Por otro lado el actual gobierno de México no parece favorecer a la iglesia católica como los gobiernos anteriores.

Andrew estima que los Evangélicos son 10% de la población en México, mientras que los devotos de la Santa muerte representan cerca del 4%.

En medio de este contexto, el culto a la Santa Muerte ha crecido a aproximadamente en 12 millones de devotos durante cerca de 20 años y aunque la iglesia católica la considera satánica, el culto a la Santa Muerte se le parece más de lo que está dispuesta a aceptar.

 «Por un lado la Santa Muerte parece sumamente mexicana en su iconografía (tiene sus raíces y nace en México), pero por otro lado, muchos devotos mexicanos afirman que la muerte ni tiene nacionalidad: «ella es la que brinca muros y con su guadaña corta fronteras nacionales. Si el mexicano le da tequila como ofrenda, ¿por qué no, en EEUU un devoto le ofrece burbon

La Santa Muerte es una deidad cabrona para estos tiempos cabrones, tiempos de pluralismo metafísico y diversidad, en los que «una fe o una religión que quiere prosperar debe hablarle a los deseos, necesidades y anhelos de los individuos, sobre todo en la ciudades.

De esto y más hablamos con Andrew Chesnut, profesor de estudios religiosos en la Virginia Commonwealth University.

 TEXTOS RELACIONADOS

EL COLEGA

EL COLEGA

En septiembre se cumplen no sé cuantos años ya, de que Alonso dejó el envase, el traje espacial, acá en el planeta que llamamos mundo. No voy a escribir sobre su estatura como politólogo, escritor o su “sólida erudición en teoría legislativa e historia parlamentaria”....

0 comentarios