ACABA YA CON ESE FIN DEL MUNDO. PARTE I

Cerró los ojos, se imaginó otra vez a su esposo en un burial pod, una cápsula mortuoria, enterrada bajo un hermoso árbol en cuyas ramas juegan muchos niños.

Lee mas