POTUS in DMT

“All human thought, including scientific thought, rests on premises which cannot be validated by human reason and which came from historical epoch to historical epoch.” 
― Leo Strauss

Cuando inyectó a Donald en el cuello, apenas pudo creer que lo que estaba haciendo era real. 

Fue la misma sensación que tuvo cuando se confirmó la victoria electoral que convirtió a su esposo, esa bestia narcisista, en el nuevo POTUS: President Of The United States

Narcisistic bitch turned POTUS, pensó Melania en ese instante.

No le sorprendió ver el cuerpo del “hombre más poderoso del mundo” arquearse hacia atrás y luego doblarse sobre sí. Permaneció serena al ver en su rostro naranja esa mirada de quien, por primera vez, pareciera descubrir que este planeta está sobrepoblado de extraterrestres. 

Tampoco se conmovió al verlo desvanecerse y quedarse en silencio, aunque con una respiración agitada. 

Bye baby bye, we love you.

En segundos los agentes del servicio secreto la rodearon, mientras llamaban al servicio médico. 

Con la seguridad que aporta el tedio, Melania permaneció en silencio.

Su seriedad compulsiva disimuló, esta vez, la alegría de sentirse más útil al planeta que el abono orgánico. 

Cerró los ojos, se imaginó otra vez a su esposo en un burial pod, una cápsula mortuoria, enterrada bajo un hermoso árbol en cuyas ramas juegan muchos niños. Ese pensamiento recurrente se había vuelto un ancla emocional para lidiar con los momentos difíciles. Cuando la humillación, el asco o el ridículo se volvían insoportables, Melania imaginaba al cadáver de Donald en posición fetal dentro del burial pod, nutriendo, con el abundante nitrógeno de su cuerpo obeso, a un robusto y magnífico árbol. No podían ser muchos años más, se decía.

Al inyectarle el enteógeno sintió que expiaba todos sus pecados. Con esa obra, ese sacrificio, sobre-compensaba su pasividad y silencio cómplices, o su inmensa huella de carbono y todo el daño que propició en su familia y en el mundo entero. 

El árbol se convirtió en una mariposa gigante y luego en un ave de colores cambiantes que se tornó humo y se disolvió en la atmósfera, en el aíre que respiramos.

Durante los últimos meses, nada asombraba más a Melania que esa sensación que la visitaba de manera intermitente y que le impedía distinguir entre la realidad de sus sueños, la realidad de este mundo y la de esos seres y lugares que visitó durante sus experiencias con dimetiltriptamina, con el DMT. 

Melania probó la sustancia por primera vez porque su amante y escolta del servicio secreto, Dante Martínez, insistió todos los días en que lo hiciera; desde de aquel día en que el mexicano-americano se ganó su confianza. Fue el día de esos dos orgasmos encadenados que la hicieron eructar y que resucitaron su sonrisa adolescente y algunas esperanzas en la humanidad; una de ellas, una esperanza operativa, militante.

 

POTUS: President Of The United States. Presidente de los Estados Unidos.

FLOTUS: First Lady Of The United States. Primera Dama de los Estados Unidos.

Narcisistic bitch turned POTUS: Perra narcisista convertida en POTUS.

Fin del Mundo

Día(s)

:

Hora(s)

:

Minuto(s)

:

Segundo(s)

El agente Martínez la persuadió de hacer muchas cosas nuevas porque le gustó desde el primer día y le encantó a la segunda semana. Alto, moreno y con ojos negros «como la chingada», su labios largos y gruesos podían devorar los suyos de un beso, sus manos grandes y suaves se tocaban al tomarla de la cintura. Su mirada frecuentemente distraída o melancólica y un pene grueso fueron lo que más afectó a Melania, por años. Eso y que siempre sintió que él no la juzgaba, que comprendía cómo era vivir con un monstruo y sentir horror y compasión al mismo tiempo. Dante era hijo de migrantes nacidos en los Altos de Jalisco, su madre tenía superpoderes como tantas jefas de familia mexicanas; era su heroína. Su padre era alcohólico y él, un vaginodependiente confeso que desde los dieciséis era aficionado a las sustancias alucinógenas. 

Melania lo eligió porque, además de ser migrante como ella, era el único a su alrededor que sonreía con franqueza y, también, porque siempre que lo miraba sin que él se diera cuenta, ella oía en su cabeza: we are beautiful

Dante entró como un reemplazo al equipo que custodia de la Primera Dama unos cuantos meses atrás, cuando uno de los guardias personales de Melania se volvió famoso porque, tras perder su teléfono, se viralizó un video donde se veía su erección mientras al fondo Melania se alejaba caminando hacia un helicóptero. POTUS envidió ese pene al instante, luego repitió dieciocho veces el video en su teléfono porque le pareció ver a Melania caminar un poco raro, entonces pensó en los hemorroides y la fragilidad del confort más mínimo y se distrajo firmando algunas órdenes ejecutivas.

Just a little bit weird

Trump despidió personalmente a ese agente de la escolta de FLOTUS con esa frase que siempre le produce ese espasmo relajante en el recto y lo hace sentirse vacío por dentro. Es una frase cuya primera parte siempre dice en voz alta y sobreactuando: You are fired… y otra que, no importa cuanto luche para impedirlo, siempre suena en su cabeza como una voz desquiciada: …up my ass

Trump volvió a desear tener un pito más grande, sobre todo grueso. Esos eran siempre sus momentos de mayor irritabilidad, que solo lograba superar hasta que olvidaba su cuerpo y se sumergía en sus estados financieros, con la sensualidad del adicto que se entrega a su sustancia. 

God bless the money.

Recordó entonces la demanda judicial, en su contra, impulsada por Stormy, la actriz porno. Fuckin bitch.

You´re fired… up my ass…

***

Antes de entrar al servicio secreto, Dante participó en una investigación experimental coordinada por la CIA, con la colaboración del Pentágono y la NASA, en la cual administraron dimetiltriptamina a un grupo de militares y agentes federales, seleccionados a partir de un proceso que involucraba su experiencia previa con enteógenos y los resultados de una prueba clínica de integridad psico-emocional. 

Algunos científicos de la NASA habían logrado que la CIA otorgara un alto grado de interés, y de presupuesto, al estudio del la Dimetiltriptamina. “Estamos ante la posibilidad factual de que el DMT sea un medio para comunicarnos con otras formas de vida inteligente” afirmó uno de ellos en una ocasión, más con la autoridad que otorgan repetidas dosis del enteógeno, que por los resultados de sus pruebas clínicas y neurológicas. 

Cuando los generales supieron que la investigación tendría un costo insignificante comparada con el presupuesto anual en seguridad nacional, aceptaron financiarla a condición de que ellos participaran en la selección de los psiconautas: tendrían que ser, en su mayoría, militares y exmilitares de diversos rangos.

Por primera vez en la historia de las operaciones secretas y del financiamiento federal de los EEUU, la investigación en sustancias psicoactivas y la investigación en vida extraterrestre convergieron en un ambicioso programa de exploración del hiperespacio y contacto con otras formas de vida. La primera etapa de la investigación consistía en un intenso entrenamiento al selecto grupo de psiconautas: tres científicos de la NASA, diez agentes de la CIA y veinte oficiales de grupos de elite del ejército. Al final de la primera etapa de adiestramiento, la mayoría de los científicos pidió suspender dos semanas el proyecto, para poder procesar lo ocurrido.

***

  • Psiconautas que afirmaron haber entrado en contacto con nuevas formas de vida 96.5% 96.5%
  • Psiconautas que prefirieron darse de baja del estudio 64% 64%

Todos los participantes tuvieron excelentes resultados en sus pruebas de salud física posteriores a las primeras tres “Inmersiones”, pero ninguno sostuvo sus puntajes previos en las pruebas psicoemocionales: su valoración se había invertido en prácticamente todos los parámetros estimados. Todos manifestaban una extrema preferencia por valores postmaterialistas y comunitaristas, en algunos casos con un profundo sentido de servicio a los demás y en otros, con un profundo asombro que volvía inoperante el sistema de valores y el principio de realidad del sujeto de estudio. En palabras del General a cargo, se habían vuelto gelatina humana.

Dante comenzó a pensar que no podía quedarse callado y que debía hacer algo con lo que vivió esas cuatro semanas que duró la primera fase del Proyecto Elfo. 

“No es posible que ya se estudie el hiperespacio, y a esos seres, y que esto no esté en todas las noticias. La gente sigue pensando que el DMT es una droga., pero en realidad es un vehículo hiperespacial o a una puerta portátil. Lo realmente transformador del DMT está del otro lado de esa puerta, no en los rituales, intenciones, cálculos ni en los planes de los seres humanos, que pensamos que existimos solamente en este mundo, de este lado.” 

Dante pensó primero en los pacientes terminales. En un mes ya había visitado diez pabellones de oncología en tres estados de la costa este. En el primero fue donde la conoció, y a pesar de que ese día, era 29 de enero, ella le saludó sonriente y le dijo: “Hola bonito, soy Lorelai y me voy a morir al final del mes, la amistad entre ambos duró un año, cuando por fin llegó el fin del mes al que ella se refería. Lorelaí dejó su cuerpo con una sonrisa que Dante llevó en su mente como una prueba más de que la muerte no existe. Haber acompañado a esa anciana en sus repetidas sesiones con DMT, le dio a Dante un sentido de propósito que no conocía. 

Alguien debería estar administrando DMT a todas esas personas con enfermedades crónico-degenerativas. Enseguida pensó en los líderes políticos y religiosos del mundo, pero se detuvo en su Presidente, Donald Trump. Si el viejo egocentrista tuviera una experiencia intensa con el DMT cambiaría para siempre, el mundo cambiaría. 

Estoy de pie a su lado; él está sentado, más bien se derrite en la silla, con la cabeza echada hacia atrás. Le acaricio la frente mientras le digo:

“Donald,  las naciones unidas, este planeta, son como el arenero del kindergarten, ahí apenas estamos jugando unos cuantos niños de una escuela infinita y eterna. Ve a conocer a los demás, sal del arenero.” 

Pasa un minuto y Donald, que aún parece mirar el techo, con la cabeza echada hacia atrás, cierra los ojos.

***

Sólo es el fin del mundo solo.

Desde que la CIA suspendió sus experimentos con LSD en los años setenta, el gobierno federal de los EUA no había destinado financiamiento a ningún estudio que involucrara psicodélicos o enteógenos, al menos de manera abierta. En el años de 2005 se hizo público el estudio que realizó el psiquiatra Rick Strassman con dimetiltriptamina y con fondos federales,  en el que administró el enteógeno a una amplia variedad de voluntarios. 

Mientras, la CIA, el pentágono y la NASA continuaron, clandestinamente, su investigación. Los testimonios de los sujetos de estudio apuntaban en una dirección que los científicos no pudieron ignorar: un alto porcentaje de ellos afirmaba haber sido transportado a una realidad hiperespacial donde una multitud de seres interactuó con ellos de forma intensa. La experiencia se repetía al menos en lo que respecta a esos elementos, por que los mundos y los seres que describieron eran tan distintos y variados como el número de psiconautas y de inmersiones en el hiperespacio que se realizaron en el Proyecto Elfo.

Continuará.

Fotos: @balzabut

Baalzabut

Baalzabut

Vudúcrata cero

Expolitólogo, exterapeuta psicocorporal transpersonal, expublicista. Tiene una fijación con la filosofía política y las metafísicas no dualistas. Creó los Vudúcratas® hace 15 años para ayudar a la clase política por medio de la acupuntura a distancia